Nuevas Tecnologías Disruptivas

La tecnología disruptiva es una invención que transforma en gran medida la forma de trabajar de los clientes, los mercados o las empresas. Al tener características reconocidamente superiores, una invención disruptiva arrasa con las estructuras o comportamientos que elimina (Smith, 2020). La idea fue popularizada por Clayton Christensen en 1997 en El dilema del innovador.


Síntesis del genoma completo

En 2005 Ray Kurzweil en su libro “La Singularidad está cerca” predice la revolución genética que incluirá la reprogramación de nuestra biología. Y 15 años más tarde, en 2020, cuando la pandemia de coronavirus había comenzado, los científicos chinos subieron la secuencia genética del virus a las bases de datos a través de las cuales un grupo suizo pasó a sintetizar y producir aún más el virus para estudiarlo en sus laboratorios.


Con este ejemplo reciente, cabe destacar la velocidad a la que la secuenciación del genoma está haciendo avanzar la investigación médica y, en el futuro, la capacidad de escribir nuestro genoma también puede surgir. La mayoría de los investigadores buscan la oportunidad de componer genomas más grandes, como los de las plantas, los animales y los humanos. Alcanzar ese nivel de potencial requerirá enormes inversiones y la integración de la inteligencia artificial, junto con métodos rápidos y baratos de secuenciación del ADN, lo que permitirá una posibilidad dentro de una década (Foro Económico Mundial, 2020).


Tecnología cuántica

La tecnología cuántica se basa en la física cuántica, por ejemplo, los ordenadores cuánticos, los sensores cuánticos, las imágenes cuánticas, etc. Los ordenadores cuánticos pueden realizar tareas que ni siquiera los superordenadores son capaces de hacer.


En diciembre de 2020, los físicos chinos declararon haber alcanzado la “supremacía cuántica”. Antes de esto, el ordenador cuántico Sycamore de Google había declarado la supremacía cuántica al completar una tarea en sólo 200 segundos. Un superordenador habría completado la misma tarea en 10.000 años.


La supremacía cuántica es un término que se aplica cuando un ordenador cuántico resuelve una tarea que un ordenador no cuántico no puede. Los físicos chinos afirman que su ordenador cuántico resolvió en sólo 200 segundos un problema que un superordenador tardaría 2.500 millones de años en resolver (Ball, 2020).


Los sensores cuánticos tienen varios usos potenciales importantes en el futuro. Por ejemplo, permitir que los vehículos autoconducidos vean su entorno, integrarse en sistemas de navegación submarina, vigilar volcanes y terremotos, y escáneres cerebrales portátiles. El Reino Unido destinó 315 millones de libras a su Programa Nacional de Computación (2019-2024) y los analistas estiman que los sensores cuánticos llegarán al mercado en los próximos 3-5 años (Foro Económico Mundial, 2020).


Nanotecnología

La nanotecnología es un campo que se ocupa de la creación de objetos a escala nanométrica, generalmente la de los átomos y las moléculas, donde un nanómetro equivale a la milmillonésima parte de un metro. La nanotecnología es célebre por su capacidad de mejorar la eficiencia del consumo de energía, ayudar a limpiar la atmósfera, abordar graves problemas de salud y aumentar la fabricación con costes reducidos.


Por ejemplo, en 2005, los investigadores del MIT utilizaron “pinzas ópticas”, un par de perlas de vidrio extremadamente pequeñas que se utilizan con la ayuda de rayos láser para analizar la elasticidad de los glóbulos rojos infectados por la malaria (“¿Qué es la nanotecnología y qué puede hacer?”, 2005).


Los investigadores del MIT han encontrado una forma de incorporar dispositivos semiconductores a las fibras. Esto ha llevado a los ingenieros a experimentar con la incorporación de tejidos con comunicaciones, iluminación, etc. En la época actual, los tejidos se utilizan por su estilo y comodidad. Este avance promete servicios de valor añadido en los tejidos en el futuro. Estas fibras también podrían encontrar aplicaciones en la industria sanitaria. Podrían desarrollarse pulseras y vendajes con esta fibra que mide los latidos del corazón, el nivel de oxígeno en la sangre o incluso el procedimiento de curación (“21st Century Textiles Will Make Life Better – Trends Magazine”, 2018).


Según la revista Advanced Materials, un grupo francés desarrolló con éxito fibras elásticas de alto nivel que se incorporaron como nervios artificiales en los dedos de un robot y transfirieron datos sobre las interacciones de los dedos robóticos con el entorno. Otras aplicaciones incluyeron la comprobación de la capacidad de compresión y estiramiento de una tela, y un teclado táctil (“Los textiles del siglo XXI harán la vida mejor – Revista Tendencias”, 2018).


Otras innovaciones notables son: el recubrimiento de telas normales con materiales electroactivos que le permiten una contracción similar a la de los músculos, las prendas que producen electricidad durante la actividad, los textiles que se convierten en células solares fotovoltaicas, los textiles con controles de temperatura mejorados y los textiles que protegen de los organismos patógenos y de las sustancias químicas peligrosas (“21st Century Textiles Will Make Life Better – Trends Magazine”, 2018).


Estas innovaciones significan las innovaciones futuras y las vastas posibilidades que ofrece la nanotecnología. Debido al vasto potencial que conlleva, dentro de 18 años, la nanotecnología influirá en la vida de todos los seres humanos con posibles nanorobots para nanofábricas y nanorobots médicos que fluirían por nuestra sangre proporcionando curación y protección (Hanson, s.f.).


Nanomateriales como los nanotubos de carbono, cuando son transportados por el hidrógeno, pueden cambiar significativamente el sector energético mundial (Franklin, 2020).


Después de quemar el hidrógeno, sólo queda agua como subproducto y, por tanto, es una fuente de energía con cero emisiones de carbono. Sin embargo, los métodos pasados y actuales de producción de hidrógeno generan carbono, lo que en sí mismo anula el factor de cero carbono. El hidrógeno verde se produce dividiendo el agua en hidrógeno y oxígeno mediante electrólisis. Se están desarrollando medidas más baratas para llevar a cabo este proceso y se espera que estén listas después de una década. Las empresas energéticas han empezado a incorporar directamente la electrólisis. Por ejemplo, el proyecto Gigastack pretende desarrollar hidrógeno verde para fines industriales mediante electrolizadores de 100 megavatios en un parque eólico.


Blockchain

Blockchain es un tipo de libro de contabilidad distribuido que actúa como base de datos para las criptomonedas, como el bitcoin, manteniendo un registro y documentación de las transacciones que se producen en una moneda concreta. En la actualidad, esta tecnología ha cobrado impulso y se espera que amplíe significativamente su impacto debido a la variedad de usos potenciales que ofrece.


Para 2030, se prevé que varios gobiernos adopten las monedas digitales. Es posible que surjan tokens de un billón de dólares y estándares de identidad basados en blockchain. La mayor parte del comercio mundial podría realizarse a través de monedas digitales. Por último, dado que blockchain dificulta la corrupción al proporcionar registros transparentes, la tecnología puede ser atribuible a una mejor calidad de vida en el mundo (Kate, 2018).


Coches de conducción autónoma

También conocido como coche autónomo, un coche de autoconducción no requiere de la intervención humana para llevar a cabo sus operaciones, como la conducción, la detección de objetos en su entorno, la navegación en caminos con precisión y el seguimiento de las normas de conducción. Los coches autoconducidos aportan varias ventajas, pero también provocarán el desempleo entre los profesionales que trabajan como conductores.


Se prevé que el escalamiento acelerado del vehículo autónomo comience en 2024, lo que hará que los fabricantes de hardware se unan a la competencia. A Mobileye, de Intel, se le ha permitido conducir sus coches autónomos por las carreteras públicas. Para 2025, se prevé que los costes de las baterías se reduzcan y que la venta de coches nuevos a nivel mundial incluya un 12% de coches eléctricos. Dentro de 18 años, se prevé que los coches de conducción autónoma cobren impulso y que, en 2040, el 50% de los coches vendidos en todo el mundo sean eléctricos. Se desarrollarán los robotaxis y el coste de un coche eléctrico se reducirá en más de un 85% (Stricker et al., 2020).


¿Me quitarán el trabajo los robots?


Will Robots Take My Job?

Robots may not replace your job, but your job will be redefined.

Automation will take over your job, but automation will help you and not replace you.

You think, Robots do not. You will still be needed to manage the Robots.

The old technology and manual labor will be replaced by Robots, but new opportunities would open.

Be Ready For the Future Technology.

Join my free weekly newsletter below and get your pressing Tech questions answered each Monday.

You will not get any Promotional Emails.

es_MXSpanish
Scroll to Top